Saltear al contenido principal
El Déficit Vitamínico, La Inmunidad Y Las Infecciones. Covid19 Y Vitamina D: En El Punto De Mira.

El déficit vitamínico, la inmunidad y las infecciones. Covid19 y Vitamina D: en el punto de mira.

La actual pandemia puede ser una ocasión excepcional para que la sociedad tenga un especial interés por el cuidado de su salud y concretamente su nutrición, que proporciona nutrientes esenciales (aquellos que el organismo no puede sintetizar) y no esenciales para el normal funcionamiento del organismo, y en especial, el papel que el sistema inmunitario juega en las infecciones, como por ejemplo, los virus. Es decir, lo primero que tenemos que pensar es que no hay vitaminas específicas contra el sars cov 2, sino un estado óptimo del sistema inmune que nos defiende frente a infecciones en general. La pandemia conlleva la realización de estudios relativos a la relación de los niveles vitamínicos deficitarios y el progreso de la enfermedad. Algo debe quedar claro: la administración de vitaminas nunca evitará la infección, ni una nutrición que aporte niveles suficientes de dichos nutrientes. Lo que se ha visto en los últimos tiempos es que existen déficits vitamínicos debido a los malos hábitos nutricionales y a nuestro estilo de vida (puesto que determinados estados fisiológicos y patológicos que aumentan las necesidades siempre han estado ahí). Relevante es el caso de la vitamina D (que es vitamina y hormona), con una importante función en el sistema inmunitario. Pero no es la única implicada en el funcionamiento del sistema inmunitario, lo que pasa es que otras, como la vitamina C, también con un papel relevante en dicho sistema, son más fáciles de obtener a través de la dieta. Recordemos la necesaria exposición al sol para obtener los niveles adecuados de vitamina D, ya que está poco distribuida en los alimentos. La encontramos en el pescado graso, leche y huevos fundamentalmente, pero no alcanzamos los niveles adecuados sólo con la nutrición.

            La suplementación y la fortificación de alimentos se desarrolló para paliar déficits endémicos en las poblaciones y evitarlos en determinados estados fisiológicos y patológicos, no para un uso indiscriminado, que puede tener desastrosas consecuencias. Por lo tanto, lo primero que debe preguntarse cualquier persona interesada, es si sus niveles de vitaminas son adecuados y en caso de no serlo, investigar la causa y el posible tratamiento. La monitorización sanguínea rutinaria es la vía para conocer los niveles. En el caso de la vitamina D se produce suplementación rutinaria por ejemplo en los bebés , para prevenir problemas en el desarrollo de su sistema inmune y nervioso. A éstos, al nacer, también se les administra una dosis de vitamina K para la normal coagulación de su sangre. Fisiológicamente, los déficits comienzan a ser más frecuentes a medida que se avanza en edad, dado que la absorción gastrointestinal va siendo menos efectiva y también en los adolescentes, con muy mala nutrición. Por otro lado, en poblaciones con una peor nutrición también se presentan déficits endémicos. Hasta llegar a una situación de déficit que podría decirse generalizado en el caso de la vitamina D, lo que refleja un patrón alimentario incorrecto, insuficiente exposición al sol, desinformación en cuanto a la suplementación, falta de monitorización sanitaria y un estilo de vida inadecuado. En cuanto a la exposición solar es suficiente con un 15-30 minutos diarios por ejemplo en el antebrazo (sin protección).

            En conclusión, de lo que hablamos es de un sistema inmunitario en un estado óptimo de funcionamiento y no de una batalla contra el virús a base de determinados alimentos o suplementos. Es por ello que hemos titulado estas líneas como vitamina D y covid : en el punto de mira erróneo. Ésta es la gran diferencia que debemos comprender, que al final, aquel que más cuidó su salud, aquel que más se aproximó a una corr3ecta nutrición, aquel que mejores hábitos tuvo, esquivó durente su vida de una forma más eficaz el progreso de enfermedades infecciosas que en ocasiones tienen un desenlace fatal.

Una vez más, encantados de difundir salud veraz.

Iñaki Villanueva. Ldo en Farmacia y Graduado en Nutrición Humana y Dietética. Farmacia Villanueva.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba