Saltear al contenido principal
La Problemática De La Fibra Dietética Y El Mercado Alimenticio. ¿Es Fácil Obtenerla?

La problemática de la fibra dietética y el mercado alimenticio. ¿Es fácil obtenerla?

La teoría nos dice la forma correcta de alimentarnos. Pero, ¿Cómo se traduce esto en el mercado? ¿Cómo lo conseguimos después de proveernos de la herramienta teórica, la dieta adaptada a nuestra condición vital: fisiología, fisiopatología, entorno personal, costumbres y gustos y sobretodo, mercado? ¿Es éste capaz de proveernos de lo necesario? El caso de la fibra es importante, pues sus aportes por encima de lo recomendado demuestran una prevención potencial de enfermedades del que se beneficiaría la población con la costumbre de su consumo en el seno de una dieta equilibrada. Estamos hablando, por ejemplo, de una menor incidencia en la población de cáncer de colon, diabetes u obesidad.. Sin embargo, no podemos guiarnos por las apariencias. En el caso de los derivados de cereal, en nuestro país no se exige un porcentaje mínimo de salvado (la parte integral del cereal) y por lo tanto nos encontramos multitud de productos llamados (mal llamados) INTEGRAL en sus envases o envoltorios,  cuando en realidad tienen un bajo aporte de fibra. Alemania, por ejemplo, obliga a que por lo menos exista un 50% de parte integral en el producto (éste  si será un verdadero producto integral). Estamos hablando de una simple barra de pan. En adición, es un producto que muchas veces va sin etiquetar, con lo que es imposible saber su composición. Cuando sea posible, es importante leer bien el envase, que en una barra de pan suele ser un envoltorio plástico, abierto o cerrado, pero en este caso no leeremos etiqueta nutricional, sino la lista de ingredientes. Deberemos observar que la palabra ´salvado´ o `harina integral´ aparezca en primera posición y si nos marca el porcentaje, mejor que mejor. Desgraciadamente, no es común. Conseguir pan verdaderamente integral es realmente difícil. Tampoco hay que confundir el integral con aquellos de color marrón y que no lo son, por ejemplo el de centeno o adicionados de diferentes semillas.

Si nos fijamos, son numerosos los productos alimenticios, algunos de tipo “dietético” (mal llamados dietéticos), que utilizan como reclamo un aporte determinado de fibra. La expresión `fuente de fibra´ aparece en numerosos productos alimenticios. Entendido el anterior párrafo, podemos suponer que por consumir estos productos no obtendremos las necesidades diarias. Además, muchos de ellos son productos alimenticios poco recomendables por su alta cantidad de azúcares y grasas. La forma útil de conseguir el aporte correcto se produce en el seno de una dieta saludable, aumentando la fruta, verdura, legumbres, frutos secos al natural y seleccionando la modalidad integral de pasta, arroz y pan ( tratando de que el porcentaje integral de todos los derivados de cereal sea el mayor posible).

¿Pensando en dar el salto? ¿Tienes problemas con tu peso? ¿Quieres saber cómo se come bien realmente? ¿Quieres que te ayudemos a adoptar buenas costumbres para una pérdida sostenida? Iñakinutricionista, Más de 10 años de experiencia. Cientos de personas satisfechas.

FARMACIA VILLANUEVA. Encantados de difundir salud veraz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba