Saltear al contenido principal
Astenia Primaveral. ¿Vives Bien El Cambio De Estación?

Astenia primaveral. ¿Vives bien el cambio de estación?

Cuando llega la primavera, las temperaturas suben y disfrutamos de más horas de luz. Aún así, es posible que durante este periodo de transición podamos experimentar algunos síntomas (de carácter leve) que se agrupen bajo el nombre de astenia primaveral. La astenia hace referencia a la sensación de fatiga general, que puede hacer difícil el desarrollo normal de las actividades de cada día. Los síntomas de la astenia no acostumbran a durar más de dos semanas y normalmente van acompañados de fatiga intelectual, dificultad para concentrarse, pérdida de memoria, dolor de cabeza, problemas para dormir… También es posible sentirse irritable y con un estado de ánimo apático sin ningún motivo aparente. 

Si los síntomas persisten o son muy intensos, podrían estar asociados a otros problemas de salud, como por ejemplo: alergias, problemas respiratorios, afecciones cardíacas… 

Para afrontar la astenia, lo más efectivo es poner en práctica un estilo de vida saludable y equilibrado. A continuación te explicamos los puntos clave que harán que esta época de cambio la vivas lo mejor posible. 

Cuida tu alimentación

En época primaveral seguir una dieta equilibrada es fundamental. Reduce el consumo de grasas saturadas y de hidratos y aumenta el de frutas y verduras. Las vitaminas y los minerales te ayudarán a reforzar el sistema inmunitario y a combatir la falta de energía. Sustancias como el triptófano también te ayudarán a segregar la cantidad de serotonina y melatonina ideal para sentirte fuerte/a. Este componente lo puedes encontrar en el salmón, los huevos, las ostras, el queso, las legumbres y los cereales, entre otros.

Sigue un horario regular de comidas y evita comer entre horas

No te atiborres a la hora de la cena. Comer de forma abundante antes de ir a dormir dificulta el sueño. Intenta cenar al menos dos horas antes de irte a dormir. 

Hidrátate, hidrátate e hidrátate

Es fundamental para que todo el organismo funcione adecuadamente. Se recomienda beber entre dos y dos litros y medio de líquidos durante el día. Si te cuesta beber agua, hidrata el cuerpo a base de caldos, infusiones y zumos naturales. 

Reduce el consumo de cafeína y teína

El consumo de café y otras sustancias estimulantes producen en el organismo un descalabro que puede agravar los síntomas de la astenia. Sustituyelo por infusiones digestivas y relajantes. ¡Notarás la diferencia! 

Muévete

El ejercicio físico moderado es clave para liberar endorfinas y mejorar el estado de ánimo. Además, también es un gran aliado contra el estrés. 

La astenia primaveral, a pesar de que es un hecho común a primeros de esta estación, no tiene una evidencia científica que demuestre su relación con esta estación. Aun así, sí que se ha demostrado que es una respuesta automática del organismo a los cambios de luz, temperatura y horarios. 

Si a pesar de seguir las claves mencionadas anteriormente, los síntomas no desaparecen, también puedes optar por tomar algún reconstituyente a base de vitaminas, minerales y extractos de plantas como el ginseng o la jalea real. 

¿Sufres astenia? ¡Ven a la farmacia y te ayudaremos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba