Saltear al contenido principal
MEDUSAS: MITOS Y VERDADES

MEDUSAS: MITOS Y VERDADES

Las medusas, también denominadas popularmente como aguamalas o aguasvivas, son animales pelágicos de mar abierto que se mueven básicamente arrastrados por las corrientes marinas, que junto a las altas temperaturas propias de esta estación del año favorecen que estas se acerquen a nuestras costas más de lo que a los bañistas nos gustaría. Os contamos cómo actúan estos invertebrados en el momento de la picada, cómo prevenirlo, cómo actuar en caso de picada y destapamos algunos de los falsos mitos que circulan en torno a ello. 

Cómo actúan las medusas en la picada

El cuerpo de la medusa consta de tres partes principales: la umbrela, los brazos orales (que rodean la boca) y los tentáculos urticantes, y están formadas por un 95% de agua. Pero que su frágil apariencia no te engañe, presentan células urticantes que usan para capturar presas y también como defensa de sus depredadores. Dentro de estas contienen una cápsula en cuyo interior hay un filamento enrollado y un veneno. Cuando una presa entra en contacto con la superficie de la medusa, la cápsula se abre y los filamentos se eyectan clavándose en la presa donde inyectan el veneno provocando esa sensación de quemazón tan desagradable.

Qué hacer si te pica una medusa

A continuación, os damos indicaciones de cómo actuar en caso de picadura:

  • No refriegues la herida. Lávala con agua salada y nunca con agua dulce ya que esta activa la inyección del veneno.
  • Puedes utilizar vinagre diluido con algo de agua salada, nunca amoníaco o alcohol.
  • El hielo puede aliviar el picor y reducir la hinchazón, pero para evitar el contacto al agua dulce, ponlo en una bolsa de plástico, nunca directamente. El frío, además de ser anestésico, elimina el efecto del veneno y los efectos posteriores los cuales suelen ser los más complicados.
  • Si te han quedado restos de tentáculos retíralos con unas pinzas y siempre usando guantes.
  • Aplica una pomada antiséptica entre 3 y 4 veces por día hasta que la cicatriz haya desaparecido.

Falsos mitos

Son muchos los mitos que circulan alrededor de las medusas, pero algunos se han convertido ya en leyendas. 

  • Unos de los más extendidos es el que afirma que hay que mojar la picadura de la medusa con orina para calmar el dolor. Es falso.
  • Otro mito extendido, es que cuando nos pique una medusa hay que salir inmediatamente del agua y secarse, no es así, pues el agua de mar es el mejor antídoto de intervención inmediata contra las medusas.
  • Frotar con arena la zona atacada ayuda. La arena no tiene ningún efecto positivo ni absorbente sobre el veneno de la picadura, pero sí puede crear erosiones en la piel y aumenta la posibilidad de infección.
  • Las medusas atacan a los bañistas. Falso. Solo descargan el veneno en caso de contacto con nuestra piel, es decir si las rozamos. Nunca se acercan a nosotros. 
  • No hay remedios de farmacia contra la picadura de medusa. A estas alturas ya son más que conocidas las pomadas antisépticas.

Prevención

La primera medida para evitar la picada siempre es la prevención. Primero de todo, infórmate sobre el estado de la mar. En ocasiones si vemos bandera amarilla o incluso roja, no es debido al oleaje sino a la presencia de bancos de medusas. También puedes preguntar en los puestos de socorro o a los propios bañistas si han visto medusas en la zona. En segundo lugar, aplicar abundante crema solar, ya que esta crea una película protectora en la piel. En la actualidad ya existen cremas solares repelentes de medusas.

Esperamos haber resuelto las dudas en torno a este pequeño pero temido invertebrado, pero si aún así sigues necesitando más información, puedes contactar con nosotros por cualquiera de los canales habilitados y estaremos encantados de atenderte. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba