Saltear al contenido principal
LA POLÉMICA DE LA LECHE ENTERA

LA POLÉMICA DE LA LECHE ENTERA

«DESHACIENDO EL NUTRI-LÍO»

Desde hace ya bastante tiempo, los medios hacen acopio de estudios científicos a partir de los cuales publican noticias o “noticiones”. Estudios, tanto en marcha como ya publicados, hay miles y miles. Así, se genera una base de datos científica a través de la cual poder dilucidar la tendencia confiable de la evidencia a medida que estudios de la misma línea y/o estudios de mayor peso estadístico (más grandes y mejor controlados) van surgiendo. Así, se afianza la evidencia actual, se refuerza o sufre modificaciones. Lo podríamos llamar interpretación y contextualización correcta de los estudios recientes a través del consenso científico. Y aquí viene el lío, al no esperar a que ésto se produzca o a publicar/comentar dichos estudios fuera de  un contexto adecuado o sin que el lector de dichas noticias conozca dicho contexto. Y es peligroso. Se pueden crear tendencias de mercado que pueden modificar los patrones alimentarios de la población.

Que recuerde, en todo el grado de Nutrición no escuche, leí, estudié  o consulté  nada acerca de la `malignidad de la leche entera’ . Más bien todo lo contrario. La leche es un alimento fantástico con la que elaborar una dieta equilibrada. l. Ahora que las ventas de leche entera están por los suelos, surge una noticia que utiliza un reciente estudio con datos acerca del carácter protector cardiovascular de la leche entera en contra de lo que supuestamente, según dicho artículo, se venía diciendo: que era perjudicial. Su supuesta `malignidad´ estaba basada en el contenido en grasas saturas (esas que producen infartos, etc). Entonces, no debiésemos comer un montón de alimentos, ya que no existen variantes light de los mismos, por ejemplo, la variante desgrasada de un buen chuletón. Hace mucho que se conoce el perfil de tipos de grasas correcto que debe contener la dieta. Y las saturadas, por supuesto, están presentes. Y deben de estarlo en la relación correcta respecto a las moninsaturadas y las poliinsaturadas. Esta es la recomendación, no la de no tomar lácteos enteros como dice la noticia.

Sea como sea, la leche entera no posee una gran cantidad de grasas, de manera que en principio, cualquier persona, niño, adulto y mayor, pueden y deben utilizarla regularmente, a no ser que sean intolerantes (menos de los que nos quieren hacer creer) y  con la salvedad de revisiones de su salud y estados nutricionales que aconsejen utilizar variantes desnatadas para conseguir una dieta en general más baja en: 1º: CALORÍAS y 2º: grasas saturadas si esto es necesario. Así que, los lácteos desnatados ni son, ni han sido nunca más sanos que los enteros como dicho artículo sugiere que se decía por parte de los expertos como una recomendación. Según el artículo la actual recomendación es utilizar variantes desnatadas. Será más bien una corriente de determinado sector, pero no una recomendación a tener en cuenta como determinante. Otra cosa es que el estado general nutricional de la población occidental haya empeorado tanto que el gran aumento de enfermedades crónico degenerativas haga necesario el tratamiento a largo plazo de la obesidad crónica en personas hipertensas, con enfermedad cardiovascular, diabéticas… en las que normalmente es necesario controlar el nivel de grasas saturadas de la dieta. Aunque lo primero que se pretende es rebajar calorías para perder peso urgentemente sin perder los beneficios asociados a la ingesta de leche, como su alto contenido en calcio.

El nivel calórico elevado de la dieta en relación al gasto energético medio de la población está desequilibrado. Muchas calorías y vida sedentaria. Y esas calorías serán las menos, tanto en cuanto los alimentos grasos entren en su justa proporción, como una de las medidas dietéticas principales, debido a que las grasas alimentarias poseen la mayor densidad calórica de los alimentos disponibles.  Y dentro ellas, las grasas saturadas. En su justa medida. Y se puede tomar leche entera en el seno de una dieta equilibrada con las calorías adecuadas. Siempre se pudo, nunca estuvo prohibido, gracias a Dios.

Por lo menos el estudio refuerza la verdad acerca de que beber leche es bueno. Nuestra puntualización es que el nivel de grasas saturadas de la dieta no depende únicamente de tomar leche entera, semi o desnatada, sino del patrón alimentario total y que las variantes desnatadas deben ser utilizadas inteligentemente, normalmente con la ayuda de un experto, un nutricionista, en consonancia con el equipo médico que atienda a esa persona.

Y sobre los resultados del estudio acerca de que el carácter protector cardiovascular se ve más en aquellos que utilizan variantes enteras que desnatadas, pues, sería necesario: 1º ser experto en estudios científicos estadísticos y en nutrición y conocer muy de fondo dicho estudio, ya que ningún estudio puede dar resultados determinantaes 100%, pues la cantidad de variables que modula la interpretación de los resultados en cualquier estudio es altísima. Así que, más que estudio, que lo es, se queda, como tantas veces en:   `en este estudio, en estas condiciones, con estas VARIABLES CONFUSORAS SIN CONTROLAR,…. Se ha visto que…. Y habrá que estudiar más, mucho más…en la misma línea´  . Y así suelen concluir los estudios serios, como seguro que éste lo es. En cambio, el titular de la publicación del medio es: LA LECHE ENTERA RELACIONADA CON MENOR MORTALIDAD. No dice ninguna mentira en relación al estudio, pero sin conocer el estudio en profundidad y sus conclusiones y el contexto donde debe enmarcarse, es decir, el mundo de la nutrición como una ciencia en conjunto, lleva a confusión sin lugar a duda. Ojo con los titulares, que los carga el diablo. Parce que, queridos lectores, una vez más, el `cotarro´ está en la letra pequeña, como en los contratos de seguros. Hasta la próxima.

Una vez más, nos vemos obligados a deshacer el “nutri-lío” derivado de dichas noticias. Nos encanta difundir Salud Veraz.

Iñakinutricionista. FARMACIA VILLANUEVA. En Castellón. Desde 1971.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba