Saltear al contenido principal
¿Qué Medicamentos Podemos Tomar Contra La Gripe?

¿Qué medicamentos podemos tomar contra la gripe?

Contra la gripe se utilizan dos tipos de medicamentos: los antigripales, que alivian los síntomas y los antivirales, que matan el virus. Los medicamentos que ayudan a paliar los síntomas no actúan contra el virus de la gripe, simplemente alivian la tos, el dolor de garganta, la fiebre o la sensación de mal cuerpo. Entonces, no hay más remedio que elegir el medicamento de acuerdo a los síntomas que se tengan, fíjate en la lista que hemos preparado a continuación: 

Fiebre o dolor muscular: paracetamol, ibuprofeno o ácido acetilsalicílico

Dolor de garganta: pastillas o sprays que contienen ingredientes como benzocaína

Congestión nasal: descongestionantes orales como la pseudoefedrina y la fenilefrina, o descongestionantes en spray nasal como la oximetazolina o la xilometazolina (no se recomienda utilizar aerosoles nasales durante más de 3 o 5 días ya que puede causar efecto rebote y empeorar la congestión)

Estornudos y lagrimeo: antihistamínicos

Tos – frecuentemente los jarabes para la tos se emplean como antitusígenos y expectorantes, existen algunos que tratan exclusivamente la mucosidad y pueden ser útiles en un proceso catarral

Existen medicamentos que combinan varios de estos activos, por ejemplo Frenadol Complex contiene cafeína, vitamina C y dextrometorfano. El dextrometorfano es realmente el compuesto que marca la diferencia ya que es un antitusivo. 

La mayoría de laboratorios apuestan por antigripales a base de paracetamol (Frenadol, Pharmagrip, Bisolgrip, Gelocatil Gripe o Termalgin Gripe) aunque otros como el famoso Couldina contienen ácido acetil salicílico. Y desde hace unos años, existe un antigripal con ibuprofeno: Bisolfren. 

¿Y qué hay de los antivirales? 

Por otro lado, los fármacos antivirales funcionan bloqueando la propagación del virus de la gripe en todo el cuerpo. Los antivirales pueden reducir la duración de la enfermedad siempre que se administre en los primeros días tras el comienzo de los síntomas. Estos medicamentos deben ser recetados por el médico, ya que pueden producir efectos adversos importantes. 

También hay que tener en cuenta que estos fármacos no son efectivos para tratar infecciones bacterianas u otras afecciones de origen viral que pueden presentarse como complicaciones de la gripe. En la actualidad hay dos familias de fármacos antivirales: los inhibidores de la proteína M2 (amantadina y rimantadina) y los inhibidores de la neuraminidasa (zanamivir y oseltamivir). 

Así que ya sabes, con la gripe: mucha paciencia y criterio para elegir el fármaco que mejor te ayude con los síntomas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba