Saltear al contenido principal
NUTRICONSEJO:LOS FRUTOS SECOS… ¿ENGORDAN?

NUTRICONSEJO:LOS FRUTOS SECOS… ¿ENGORDAN?

Asociados generalmente al picoteo, a situaciones sociales, algo casual… Por ejemplo, esos momentos de reunión en los que no tienes a nadie con quien hablar y `disimulas´ comiendo unos cacahuetes fritos y con sal… Como mucho, si se tienen por casa, quizás quepan en alguna ensalada un puñado. Algún relleno de carne típico de Navidad, una salsita de almendras cuando comemos pescado en un restaurante… Poco más, como un mal uso, no sólo por comerlos en formas no recomendables (fritos, con sal, con miel…) sino al utilizarlos de picoteo, por ejemplo para `matar el gusanillo´ antes de comer o cenar y representar así un exceso de calorías, al no

substituir otros alimentos de la dieta. El resto de tomas suelen ser snacks del bar, de la máquina de vending de turno o del `super´, como ya hemos dicho, con mucha sal, fritos, recubiertos de miel, etc; productos desaconsejados nutricionalmente.

Es decir, en este artículo nos referimos al uso de frutos secos en `estado natural´ o simplemente tostados, como herramienta para construir una dieta sana y equilibrada. Están además estigmatizados: engordan según la creencia popular. Por el contrario, parte de la población ya ha escuchado algo sobre sus posibles beneficios. ¿Qué hago? ¿Consumo? ¿No? La mayoría de estudios observacionales asocian su consumo a menores índices de obesidad. Dichos estudios no son capaces de asociar causa-efecto de forma directa, pero todo apunta a que dichos resultados son debidos a su poder saciante y a que la forma de comerlos no es utilizando grandes cantidades (un `puñadito´). De esta manera se contra resta su alta densidad energética (muchas calorías) y además no se come de otras cosas. Es la demostración palpable de que `lo que engorda no tiene por qué engordar´. Sólo hay que balancear bien la dieta.

            Beneficios y composición: los frutos secos pueden proteger de la enfermedad coronaria a través de mecanismos relacionados con su riqueza en grasa insaturada, vitaminas antioxidantes (vitamina E), fibra, magnesio, arginina (precursor del óxido nítrico), cobre y ácido fólico, entre otros, que les confieren propiedades hipolipemiantes, antiagregantes, vasodilatadoras (mejorando la función endotelial) y antiarrítmicas, aspectos ciertamente protectores frente a la enfermedad coronaria.

La recomendación actual: las guías alimentarias, como la conocida pirámide nutricional, que publican muchas sociedades científicas, en general recomiendan su uso semanal (unas tres veces). Sin embargo, la enfermedad cardiovascular, la hipecolesteronemia y la menopausia, en concreto, y la población general preventivamente, saldrían beneficiadas de su uso diario, en el seno de una dieta variada, moderada y equilibrada, sin tener que preocuparnos por sus calorías.

Frutos secos al natural o únicamente tostados…¡Sí, por favor!

IÑAKINUTRICIONISTA. FARMACIA VILLANUEVA. Servicio Dietético y Nutricional. Contáctanos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba