Saltear al contenido principal
Menos Menopausia, Más Futuro: Nutrición, Vida Activa Y Deporte.

Menos menopausia, más futuro: nutrición, vida activa y deporte.

Cuando la costumbre se implanta se convierte en un Goliat contra el que sólo podemos luchar de forma individualizada, a no ser que existan grandes y costosas campañas de concienciación e información para no caminar por la senda equivocada. Esto supondría tratar de cambiar un entorno y una comunidad determinada respecto a dichas costumbres. Pero, ¿la costumbre está realmente generada por nosotros? Para muchas de ellas queremos pensar que sí, con un sentimiento de propiedad que nos hace recordar que somos dueños de nuestras propias decisiones; independientes. Sin embargo, el entorno nos condiciona: el marketing confuso y engañoso, el tipo de ocio en solitario y en común, las prisas y la falta de tiempo, la economía, la familia, los prejuicios…y muchos otros, son factores que en gran número de ocasiones juegan en contra nuestra de cara a establecer costumbres que verdaderamente nos beneficien. A diario me causa gran alegría cuando, de camino al trabajo, veo mujeres corriendo o si atisbo que el porcentaje entre hombres y mujeres que acuden solas, con amistades o con su pareja al gimnasio, se va igualando.

Practicar deporte en la edad escolar conlleva el interés por el mismo en la edad adulta. La cultura del deporte debiese ser fomentada al máximo, pues no hay mejor protector frente al incremento de la obesidad. Un deportista normalmente se interesa más por la buena nutrición y aunque la salud empieza por la nutrición, la evidencia científica demuestra que la práctica regular es un exponente en la contención de la obesidad y las enfermedades relacionadas. Y, ¿qué tiene que ver esto con la mujer y la menopausia? La brecha entre hombres y mujeres en cuanto a la cantidad de deporte practicado todavía es alta. Otra cosa más que parece haber sido siempre `cosa de hombres´. Pero esto no es así, ya que las mujeres tienen genéticamente grandes dotes de motricidad y coordinación física.

Los hábitos tóxicos: fumar y beber se han adentrado aún más en el imaginario de la mujer.

La compleja ecuación que invierta los dos párrafos anteriores debe tener como resultado una escala de valores y una lista de prioridades donde la vida activa y el estilo de vida saludable basado en la buena nutrición aparezcan en los primeros lugares. Éste sería un gran revés, un verdadero ejemplo de la mujer para toda la sociedad que la colocaría todavía más donde merece estar.

A los 40 ya `estás viejo/a´: si no se tuvo educación para la vida activa y el ejercicio físico en la infancia y adolescencia, a los 40 es más difícil hacer deporte adaptado a cada circunstancia. Cuántas veces se escucha en la consulta: `yo no estoy hecha para el deporte´ o `qué pereza´ o el más respetable, eso sí, `no tengo tiempo´. La compra, la casa, el trabajo, los hijos, el cansancio, el estrés, los compromisos de todo tipo. En fin… 

Sin embargo, al analizar de cerca la mayoría de casos, nos damos cuenta que quizás el problema esté en la lista de prioridades, en qué es realmente importante y qué no lo es tanto en nuestro quehacer diario. Una obligación más para muchas que en realidad debe suponer una escapada hacia ser más feliz, reducir el estrés, olvidarse de los problemas por un rato, socializar, superarse a una misma y, por supuesto, ganar en salud y belleza, mantenidas a lo largo de los años. En definitiva, atravesar la menopausia con muchas más posibilidades de éxito (menos osteoporosis, menos depresión, menos cáncer, menos aumento de peso,….).

Los niños y niñas y los adolescentes en general están distraídos, muy distraídos tecnológicamente. Deben vivir centrados para ser conscientes de que los momentos de ocio son sólo eso, aunque necesarios. La ventaja del deporte es que les centra pero a la vez representa un ocio ideal. Además, no podemos escuchar frases como: `esta niña desde luego no tiene pinta de ser muy de deportes´. Así, la persona queda estigmatizada de por vida. Y esto se ve continuamente en consulta. Las estadísticas no arrojan datos concluyentes sobre los parámetros culturales que influencian negativamente a la mujer, pero la consulta de nutrición es infalible, la costumbre siempre gana. Y hay dos costumbres en este sentido: la buena, el ejercicio regular y de cierta intensidad tanto de fuerza como cardiovascular (que practica más el hombre) y la mala, lo contrario de la anterior ( que practica más la mujer).

En un mundo donde por lo menos ciertas cosas han mejorado, como el reparto de tareas entre el hombre y la mujer, ambos deben hallar espacios personales o en pareja para la práctica del ejercicio físico preferido o elegido en función de las necesidades personales.

Como mujer necesitas un 10% menos de energía al día a partir de los 40 años. Supongamos una dieta calculada de 2000 Kcal para una mujer en concreto antes de los 40 años. El 10% son 200 Kcal de más a diario que te harán coger unos kilos en poco tiempo. A esto hay que sumar la redistribución de tejidos debido a los cambios hormonales relacionados con la etapa menopáusica, produciéndose pérdida de músculo y hueso y un aumento del tejido adiposo abdominal (si, fisiológicamente la mujer es la `barriguitas´, no el hombre). El ejercicio previene y rectifica todo esto. El mantenimiento de la masa muscular es de vital importancia en el envejecimiento, no es sólo una cuestión de estética, aunque hay que decir que la figura se mantiene no estando extra-delgada sino manteniendo la masa muscular, lo que preserva la armonía corporal. Y esto se ve cuando además dicha masa muscular ejercitada está en consonancia con un porcentaje adecuado de masa grasa. Y el peso, creednos, tiene menos importancia si se está en límites correctos y la nutrición es correcta. Este es el verdadero anticelulítico por otra parte. Y está demostrado que el ejercicio físico y la nutrición correcta preservan la salud ósea.

Os dejamos el enlace al artículo sobre cómo alimentarse en la menopausia y si tienes dudas lo mejor es acudir a un dietista-nutricionista titulado con experiencia en este campo.

Es un etapa ginecológicamente crucial para la mujer que debería de ser completada con la visita a la consulta de nutrición donde hallar el plan ideal para cada una. Muchas veces cuando las recibimos, parte del daño ya está hecho. Lo que queremos es preveniros, animaros, concienciaros, daros la fuerza y las herramientas, construir una barrera mental basada en conocimientos científicos que os otorgue la mayor fortaleza mental. Que nadie os engañe, que nadie os venda la moto acerca de lo que podéis o no podéis hacer. Para obrar en consecuencia hay que conocer los aspectos fundamentales de la fisiología femenina y la alimentación que necesita recibir en esta etapa de la vida, de forma individualizada y concomitante con una vida activa donde la práctica de ejercicio pase a formar parte de la filosofía de vida. Estamos hechos para lo contrario de lo que estamos haciendo. Estamos equivocados. Algunas sabéis bien todo esto, así que salid y decídselo a las demás y también a las jóvenes, prevenidlas con el mejor ejemplo, vuestra experiencia.

Cuando uno, durante años, para tratar de `reparar´ los errores, en parte involuntarios por la falta de información y un entorno hostil que impide seguir una vida saludable (marketing, comida basura, ansiedad y depresión, falta de cultura del ejercicio físico de forma arraigada –endémica que especialmente sufren las mujeres…), internamente siente cierta rabia y decepción, ya que muchos de esos lamentos son perfectamente evitables. Y es bastante más fácil de lo que parece en el sentido técnico, sólo escuchando a nuestro organismo, aceptando su fisiología y actuando en consonancia buscando la ayuda adecuada. En la pre-menopausia y una vez ya instaurada, la mujer experimenta un torbellino fisiológico y emocional y trata de poner soluciones puntuales por su propio pie. Las estadísticas resultantes de los estudios realizados en mujeres de esta franja de edad sin embargo son decepcionantes ya que dichas medidas suelen servir de poco.

Una vez más, por vosotras.

IÑAKINUTRICIONISTA. CONSULTA DE NUTRICIÓN Y DIETÉTICA. FARMACIA VILLANUEVA desde 1971. Encantados de difundir salud veraz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba